En las organizaciones se habla de innovación como un atributo necesario para evolucionar y crecer.

En los últimos años el concepto se ha profundizado, y hoy son cada vez más las empresas que ya la consideran entre sus procesos organizacionales, con una importancia cada vez más fundamental. Se trata de una instancia compleja que demanda un alto compromiso, y al implicar muchas veces la modificación de elementos ya existentes con el fin de mejorarlos o renovarlos, muchas organizaciones no logran que sea un proyecto sustentable en el tiempo, ya que en muchas ocasiones se trata de romper paradigmas internos que no todos los participantes están dispuestos a romper. Por otro lado, en ocasiones se comete el error conceptual de limitar la innovación a los procesos tecnológicos o mecánicos, lo que hace que, en ciertas industrias, como las de servicios, se crea que los aspectos en los que se puede innovar son muy limitados.

En Deelo la innovación es mucho más: se trata de convertir nuevas ideas en valor. Nos referimos a aquellas ideas que no han sido consideradas antes en la empresa o en nuestro mercado; puede ser un cambio radical en un proceso, la incorporación o diseño de nuevas herramientas, o simplemente una forma diferente de hacer algo que hacemos todos los días. Cuando hablamos de valor, nos referimos al producto, el servicio, el proceso, el modelo o la solución que aporta beneficios a todas las partes involucradas.

Innovar para competir.

Vivimos en un contexto en el que lo único constante es el cambio, y desde hace un tiempo que se habla de que las empresas se encuentran inmersas en un entorno VICA, es decir, volátil, incierto, complejo y ambiguo. Este escenario obliga a aquellas organizaciones que deseen tener éxito, a afianzar su competitividad permanentemente. Para ser competitivo es fundamental diferenciarse del resto de la industria, y por qué no, del mercado en general. ¿Pero cómo podemos diferenciarnos, cuando las ventajas tecnológicas o la oferta económica pueden ser igualados fácilmente por cualquier otra empresa que apunte a nuestro mismo público? Le respuesta es la innovación: Es la principal herramienta para crear una ventaja competitiva.

La innovación debe ser un proceso transversal, compuesto por mucho más que intentos aislados. Para ser sostenible en el tiempo, este proceso, debe ser sistémico y sistemático: Sistémico, porque requiere de un ecosistema en el que todos estén holísticamente relacionados y con un mismo fin; y sistemático, porque necesita de conceptos, metodologías y herramientas aplicadas en forma recurrente y constante por todos los miembros de la organización.

La Innovación como Cultura.

En Deelo no sólo innovamos: abrazamos la Cultura de la Innovación como una forma diferente y disruptiva de lograr nuestras metas. Vemos la innovación como un proceso que nos invita a ser distintos, a entregar valor a nuestros clientes de manera permanente, con nuevas ideas que pueden surgir y desarrollarse por cualquier colaborador, desde cualquiera de los niveles de la organización. Consideramos que, en el escenario actual, la Cultura de la Innovación es el principal diferenciador en un mercado cada vez más desafiante, y es lo que, eventualmente, nos permitirá trascender.

Right